La tierra como un rompecabezas

Como un rompecabezas esférico de 15 piezas, la tierra tiene 13-15 placas tectónicas primarias. Al juntar el rompecabezas se forma la “esfera” de la tierra.

El detalle es que esas piezas se mueven continuamente sin que nosotros podamos percibirlo cotidianamente. Cuando las piezas “chocan” sentimos un temblor y conocemos el lugar donde inició la onda de movimiento llamándolo epicentro.

Hay veces que, durante su movimiento, dos placas se encuentran y una “no deja moverse” a la otra. Entonces la energía se acumula entre ellas hasta que se vence la fricción provocando un mayor movimiento y es cuando sentimos un sismo de gran magnitud o terremoto. Por ello es importante que haya temblores continuos, porque la energía se libera, evitando sismos de gran intensidad. Si ven la imagen (google imágenes), el sur de México está cerca del movimiento de 5 placas (o piezas de ese rompecabezas), lo que hace que se presenten sismos con mayor frecuencia: la placa de Cocos, la del Caribe, la Norteamericana, la de Rivera (no se observa en la imagen) y el efecto de la del Pacífico. De ahí la importancia de conocer el funcionamiento de la tierra y sus efectos.

Los arquitectos e ingenieros tienen un papel muy importante en aumentar la seguridad de las viviendas y demás edificaciones evitando corromperse para tener mayores ganancias colocando materiales deficientes o que no cumplen las normas mínimas de construcción; así mismo los políticos encargados de verificar el correcto funcionamiento de los procesos constructivos (aunque parezca imposible creerlo). La sociedad por su parte, debe informarse y pedir cuentas claras y chocolate espeso en sus proyectos de construcción o en proyectos generados con nuestros impuestos. Las personas de bajos recursos es un grupo vulnerable, así como las edificaciones antiguas que no tienen un análisis estructural. Cuidémonos y estemos preparados.