cabeza de conejo

Taller de Escritura Creativa: Ejercicios

Comparto algunos ejercicios realizados en el Taller de Escritura Creativa:

 

1. CORTINAS y OGRO.

“Me dan miedo las nuevas cortinas de mi casa, porque no sé si son fantasmas o es el viento que las mueve. Antes por lo menos lo sabía.” A partir de éste primer texto (autoría de Beto) se nos encargó escribir sobre el mismo tema, pero desde otro punto de vista; debemos reconocer una voz diferente a la del texto. Yo decidí escribir lo que sucedió muchos años después:

  • Hoy la paciente habló de su fobia a las cortinas. Se ha pedido a las enfermeras quitarlas de su habitación y de las habitaciones contiguas; ésto para evitar en lo posible otro intento de suicidio.

Segundo texto para dar una nueva voz. “El ogro ya no come duendes, los niños son más grandes.”

  • Es un bruto. Tan enorme y tan cobarde. ¿Quién puede temerle a un retazo de criatura? Que se muera de hambre el muy idiota. Mejor para nosotras; una bruja con hambre no le teme a nada.

 

2. ANALOGÍAS.

Para este ejercicio hemos de relacionar dos cosas muy distintas, basándonos en una semejanza real o imaginaria. A mi parecer es algo más poético. Aquí mis resultados:

  • Tu boca,
    dulce gacela que escapa entre los montes.
  • Tus labios,
    cueva que invita a entrar
    y quedarse a meditar en ella.
  • Tu cuerpo es tundra,
    sabana,
    selva
    y bosque.

 

3. DOS PALABRAS.

Para este ejercicio todos los participantes elegimos dos palabras al azar y las entregamos a los talleristas. Ellos las reorganizaron y nos las repartieron. A partir de esas dos palabras debíamos escribir un pequeño texto. Las palabras que me tocaron fueron África y Vaso. Yo escribí las instrucciones de un juego:

  • Cómo ganar el juego: Cada participante debe conquistar la mayor cantidad de países africanos evitando perderlos en el turno de su contrincante.
  • Contenido:
    1 tablero
    1 vaso (el cual deben llenar de agua)
    1 dado
    100 tarjetas con un engaño y una pista.
    60 banderas
  • Cómo jugar: Cada jugador, en su turno, avanza por África según el número que marca el dado. Toma una tarjeta y sigue las instrucciones. Si logra engañar a sus oponentes, conquista el país. Cuando todos los países sean conquistados, se hace el conteo y se presenta el último engaño. Quien logre ser el ganador obtiene como premio el vaso de agua.

 

4. EL MISMO FINAL PARA TODOS.

Para este ejercicio nos dieron el final y cada uno debía escribir una historia para llegar a él.

  • Los hechizos se reinvirtieron.
    La vieja bruja fue convertida en la más asquerosa salamandra; las pirañas le arrancaron las branquias obligándola a hundirse en lo profundo del río cada noche.
    El rey tan temible ahora se sangoloteaba como todo un ajolote; le clavaron las patas en lo alto del sauce donde los cuervos le arrancaban los ojos y se los tragaban.
    Mientras que al príncipe farsante lo amarraron a la orilla del lago quedando reducido a un “repugnante sapo, que croa de consternación cada vez que ve su imagen reflejada”.

 

5. CUENTO PARA NIÑOS: EL TEMA.

Después de discutir sobre los cuentos para niños y la forma de contarlos, los talleristas repartieron temas sobre los que escribiríamos un pequeño cuento. Al final nos pidieron que sin decir el tema, leyéramos el cuento para saber si los demás compañeros entendían el tema a tratar. Para mí fue muy difícil escribir el cuento sin pensar en ilustraciones y así lo escribí, pensando en ilustrarlo.

  • Cuando Elvita despertó, vió a sus nietos jugando en la sala y se unió a ellos. Cempasúchil, su perro, tenía los colmillos más hambrientos entre todos los tiburones que los asechaban al rededor de la mesa barco. Cansados y con hambre, por la noche, lanzaron cohetes de muchos colores al cielo, para que alguien que pasara cerca del mar los encontrara. Los helicópteros llegaron haciendo mucho ruido y dando vueltas para espantar a los tiburones. Subieron primero a los niños, al final a Elvita que por el frío no dejaba de toser. La tos de Elvita no la dejaba avanzar, pero se hacía la fuerte, sus nietos la necesitaban para guiarlos a la playa donde construirían el más grande castillo que ha existido. ¡Abuelita! ¡No te canses! le gritaron. Elvita se hacía la fuerte, pero la tos no cedía. No podría acompañarlos a la playa. Los piratas vestidos de blanco había regresado por ella.

Cuando leí mi texto el tema no fue claro. El tema era “El paso del tiempo”. Al aludir a las ilustraciones, un compañero me propuso describir lo que veía en mis ilustraciones mentales. Creo que es un buen consejo que hay que tomar en cuenta.

 

6. PERSONAJE.

Describir un personaje mediante sus acciones, su vestimenta o lo que dice. Debe notarse características de su personalidad.

  • A los hijos de Dios los bendigo con esto, y a los hijos de la chingada con esto. Diciendo eso, descargó sobre toda esa bola de jijos de la chingada el coraje que venía guardando desde hace varios años. Ninguno de nosotros creyó que lo iba a hacer así, llegando y sin avisar; mira, así como es de atrabancado para dar la misa, así de atrabancado es para todo. Ya no nos queda duda que cuando nos jala las orejas y nos dice que ojalá y de veras nos muramos nos lo dice en serio; que él nos da la bendición en el alma pero nada de bajar las armas, porque él mismo le pide al de abajo que nos refunda en las meriritas llamas del infierno. Porque, ¿para qué quiere Dios unos huevones buenos para nada que ni siquiera pudieron defender a su familia y a sus mujeres? Nos lo grita en la misa, levantando su biblia y dándonos un coscorrón cuando pasamos por la santa comunión. Nomás oyes que anda cerca su sotana y pies para qué te quiero, onde te vea descansando, con lo que tenga en la mano te aviva, ¿verda tú? Cuéntales como te aventó el santo rosario antes de jalarte de los pelos hasta el altarcito y delante del mero mero te zarandeó hasta que prometieras que ibas a defender tu tierra, tu mula y tus guajolotes. Pero mejor luego le seguimos, porque parece que nos oyó desde la capilla estar hablando; miren cómo viene hablando en su latín y estoy seguro que viene a mentarnos a todos la madre.

 

Talleristas: Beto y Cesar.